Pablo en China

Engañar como a un chino - Fortaleza Hulishan, Xiamen

Esta semana he estado de vacaciones en Xiamen. Es un sitio muy agradable al sur de China, justo enfrente de Taiwan. Pero hoy no voy a hablar del lugar, del que otras personas ya ha comentado mucho. Hoy voy a hablar un poco sobre un lugar que visitamos y que me permitió aprender un poco de historia. Hablamos de la fortaleza de Hulishan.

 

Pues resulta que Xiamen era un puerto bastante importante, tan importante que era de los que a los extranjeros les interesaba tener abiertos para comerciar con China. No sé si sabréis que parte del negocio con China era venderles opio a malsalva, y que la addición a esta sustancia estaba devastando el país. En algún momento los chinos decidieron que no querían volver a comprar más opio y quisieron cerrar contactos comerciales con occidente. Por supuesto los occidentales (ingleses, franceses...) dijeron que nanai y declararon la guerra a China para obligarles a seguir comerciando.

 

Eso creo que pasó un par de veces como mínimo (1ª guerra del opio, 2ª guerra del opio). Los chinos, por supuesto, perdieron y se comieron el opio (y otras cosas, como veréis ahora) con patatas. Básicamente en esa época (y durante gran parte de la historia China) lo que teníamos es una sociedad opulenta, agricultural, bobalicona, atrasada. Un caramelito para los lobos del mar.

 

Además, los Chinos no es que se hayan caracterizado por su agresividad bélica en guerras de expansión (al contrario que japoneses, alemanes, españoles, romanos...). En realidad, cualquier pintamonas o advenedizo parece que era capaz de conquistarles. Ejemplos:

 

- Los mongoles eran unos pavos de la estepa que se los merendaron

- Los manchúes eran una tribu del noreste de China, que también pudieron conquistar un imperio varias veces superior en tamaño

- Casi cualquier extranjero (occidente, japón) ha sido capaz de causar graves problemas a China. Pensemos que los ingleses, por ejemplo, venían en barcos de madera desde lugares distantes miles de Km y aún así eran capaces de ganar. Creo que desde mediados del XIX los chinos sólo consiguieron una vez empatar contra los franceses y otra echar a los japoneses, tras decenas de años de ocupación y la ayuda de dos bombas nucleares.

- Eso sí, para matarse entre ellos siempre han demostrado una gran eficacia. Tienen el record de guerra civil con mayor número de bajas, con entre 70 y 80 millones de muertos.

 

Pues eso, que los extranjeros conquistaron Xiamen. El fuerte estaba defendido por algunos cañones casi medievales, pero no pudieron hacer nada contra la superioridad en armamento de los ingleses. Una nueva humillación para China.

 

En esto que en el cambio de siglo XIX al XX los extranjeros seguían reinando, pero en uno de esos respiros, decidieron venderle algo a los Chinos. Los señores de Krupp (la empresa alemana que ahora hace ascensores) seguramente encandilaron a algún funcionario y lo convencieron para comprar dos carísimos y enormes cañones de fabricación alemana. Mirad en la foto a los chinos y al señor del sombrero de copa. ¿De verdad pensáis que los de la coleta necesitan dos cañones Krupp? Supongo que de acciones como ésta viene el dicho de "engañarlo como a un chino"

 

http://papediaz.blogspot.es/img/krupp.jpg  

 

¡Teníais que ver las fotos del training que hicieron los alemanes en Alemania a una cuadrilla de operarios Chinos para enseñarles cómo utilizarlo! Naturalmente, tan gran desembolso de dinero por supuesto demostró poca utilidad. Durante décadas los cañones no dispararon ni una sola vez, y sólo en 1937 consiguieron hundir un acorazado japonés.

 

 

Con tren de levitación magnética de Shanghai los de Siemens han vuelto a repetir la jugada, pero esta vez en lugar de hacerlo por la fuerza o por la ignorancia, lo han conseguido gracias a la soberbia. Lo que sí es común es lo de una sociedad opulenta, pero atrasada.

 

Sin embargo, hoy día es más difícil meterle goles a los chinos. Seguimos vendiéndoles maquinaria que ellos no pueden fabricar, ahora con un planteamiento de win-win, lo cual es mucho mejor. Pero ellos por fin han entrado en la revolución industrial y aprenden rápido. Desmontan nuestras máquinas, las estudian, las construyen ellos mismos. Cuando Krupp vendió esos cañones todavía no se había inventado la ingeniería inversa china.

Comentarios

¡Pues muchas gracias por leerme! Poder compartir un poco con la gente lo que estoy viviendo aquí me llena de alegría. Una abraçada ben forta a tota la gent del poble!

Hola!! Solo decirte que me encanta como cuentas y describes las cosas. Siempre me ha atraido mucho la cultura china, pero claro, hay cosillas que nos son muy difíciles de entender..... Resumiendo, creo que me voy ha hacer fan de tu blog Pablo. Saludos desde Crevillent.

Hoy leía en el País algo sorprendente sobre otro invento de los alemanes, llos cuales parece que quisieron sacar también provecho de las posibilidades del opio que comentas en tu artículo. El invento, lanzado al mercado poco después de la aspirina por la misma y respetabilísima empresa Bayer, fue... la heroina (wikipedia para más info)

Añadir un Comentario: